La ósmosis inversa es un procedimiento que permite separar en una solución concentrada los iones y las moléculas presentes en un solvente, de tal forma que mediante una determinada presión se consigue el paso del solvente a través de una membrana semipermeable que retiene los solutos disueltos en él.

Entre las aplicaciones más habituales de los procesos de ósmosis inversa está el uso de procedimientos para el tratamiento del agua, el cual es fundamental en industrias como la farmacéutica, alimentaria, médica, química, electrónica, cosmética, para consumo humano, entre muchas otras, las cuales requieren agua pura o de una determinada calidad.

Cuando el agua dulce escasea en una población, o es de mala calidad, la ósmosis inversa aporta una efectiva y económica solución en la producción del vital líquido.

Con la ósmosis inversa se desaliniza agua de mar o se descontamina determinados tipos de agua.

Si requiere expertos en ósmosis inversa, no hay mejor servicio que el de Franec de México, ¡llámenos!

Artículo creado con información de Interlab.es