Existen muchas tecnologías de purificación de agua, pero el intercambio iónico es adecuado para la eliminación altamente selectiva de contaminantes específicos.

Este tratamiento se usa también para el ablandamiento o la desmineralización de agua, pero también se usa para eliminar otras sustancias del líquido en procesos como la desionización, desnitrificación y la desinfección.

El intercambio de iones describe un proceso químico específico en el que los iones disueltos no deseados en el agua y los efluentes – como nitrato, flúor, sulfato y arsénico- se intercambian por otros iones con una carga similar.

En comparación con otras tecnologías como la electrodesionización, la cromatografía, ultrafiltración y tratamientos biológicos, el intercambio iónico es particularmente adecuado cuando se intenta eliminar un contaminante específico de baja concentración, por ejemplo, la eliminación de boro del agua de pozo.

Artículo creado con información de Fluencecorp.com.